El día antes de su boda, Pilar y Jose hicieron una recepción de invitados que llegaban de todas partes del mundo en el mítico y maravilloso Hotel Alfonso XIII en Sevilla, un ratito ideal para saludar con calma a todos y a cada uno de ellos, tomar un vinito y reír sin parar.