He crecido mucho en los últimos años, en todos los sentidos.

Y leí en algún sitio que crecer sola está bien, pero no se puede llegar lejos sin equipo.

En el personal tengo el mejor equipo del mundo, que es mi familia. Pero en lo profesional no fue nada fácil y sin embargo, lo conseguimos. Porque necesitaba ayuda, necesitaba un equipo, pero no uno cualquiera. Había que CREAR EQUIPO.

Al principio fue Administración, aunque los mails los sigo contestando yo personalmente, pues la cercanía, el cariño, es una seña que no quiero perder.

Por eso sabéis siempre con anterioridad quien irá a vuestra boda.

Por eso seguís viniendo a la “oficina, dulce hogar” que aunque también ha crecido ( que bonita es!! ) sigue teniendo el sofá azul, y la nevera llena de cervezas!

Luego llegaron los mal llamados ayudantes, que en realidad son los “ángeles de la guarda” para llegar a todo, y sin los que no podría dar un paso. En especial, sin uno de ellos, y es que para fotografiar amor hay que saber de que se trata. ;)

Por eso desde hace casi más de un año, me he encargado de buscar, y por fin encontrar, a las personas que fuesen mis ojos cuando yo no podía ver.

Hay muchas parejas que deciden confiar en mi para ser testigo de su día y contar su historia, y guardar esos recuerdos para siempre. Pero yo no siempre puedo ir, y es que las fechas son limitadas, y una da para lo que da! Y aunque no ha sido fácil, por fin puedo presentar a esta familia que me ayuda a que todas las parejas que quieran tener nuestras fotos, con mi edición, con mi sello, con mi confianza, con mi esencia y con toda mi alma, puedan tenerlas. Un equipo inmejorable, con nombres propios y con  toda mi confianza.

Mismo estilo, trato y predisposición.

Mismas ganas, misma ilusión.

Misma forma de sentir y de transmitir.

Misma pasión.

Por los que daría una mano, la que uso para sujetar la cámara.

Esthercita, Sara, Gaizka, Lucía, Gema, Irene, Zaira, Dani, Evelyn y por supuesto FEDE,  GRACIAS, A TODOS, POR HACER LORENA SAN JOSÉ.